Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 12 de septiembre de 2008




Aun al día de hoy, el ser humano sigue preso de sus costumbres más antinaturales, es capaz de hacerse superior al resto de animales que le rodea y esclaviza de forma inecesaria cualquier forma de vida existente.
Ese afán de superioridad es suplido con la muerte y la agonía de otros.
Sean personas o sean animales, ambos tienen vida,
ambos tienen derecho a vivir por igual, no unos a costa de otros.
Este tipo de prácticas es la cara oculta de la realidad humana;
la forma más irracional hasta ahora conocida: Matar por diversión.
¿Pero qué clase de seres somos?
Infelices, esa es la palabra.
Dicho ésto me asemejo con la frase: "Ni arte ni cultura, TORTURA"

Los Toros están vivos...
No Matarás.